Fb Tw Ig Yt Lk

¿Qué hay en la Dark Web que causa tanta curiosidad?

El internet es quizás el invento más importante de nuestra era. Esta herramienta, en la que fluyen cantidades extraordinarias de información e interconecta el mundo de manera instantánea, es un gigantesco portal hacia cosas que ni siquiera hemos llegado a imaginar.

Si pensáramos en el internet de una manera visual podría asimilarse como un río, una carretera, una red o una serie de tubos, pero quizás la comparación más acertada sea con un iceberg.

Tal como la punta de una de estas estructuras de hielo, la información a la que tiene acceso el público general en internet es tan solo el 4%. Escondiéndose debajo del agua se encuentra una red secreta, llamada Deep Web o Dark Web. Es básicamente la información que está oculta detrás de lo que vemos a simple vista.

El contenido que aquí encontramos no está indexado en los motores de búsqueda como Google o Bing, los cuales se encuentran bajo vigilancia constante del gobierno y solamente es accesible por medio de buscadores especiales, tales como The Onion Router (TOR), que es el más popular, I2P o Freenet.

La información de la Deep Web no puede ser accesada de manera directa. Los datos no se alojan en una página singular sino que se encuentran en bases de datos. Funciona con conexiones directas entre usuarios (peer-to-peer), lo cual permite un intercambio de archivos e información directo y secreto, difícil de localizar.

Y aunque suene como una región prohibida o mística del internet en ella se alberga todo tipo de recurso al que es difícil acceder mediante métodos convencionales. Digamos que una parte de ella consiste en redes internas de instituciones científicas y académicas, y ahí guardan información de publicaciones científicas y material académico al cual no se puede llegar fácilmente.

La Dark Web es muy atractiva para aquellos que disfrutan del anonimato, pues no hay un rastro evidente de actividad como el que se deja en los buscadores convencionales. Por ejemplo, periodistas de todo el mundo optan por buscar información sensible o peligrosa en este tipo de plataforma debido a que les da más seguridad al no dejar evidencia de dicha búsqueda.

Su uso es legal, sin embargo la naturaleza secreta de la Dark Web ha provocado que sea muy común entre criminales de varios tipos. El uso ilícito va desde la piratería, venta de drogas, venta de números de tarjetas de crédito, venta de armas y cosas peores, como pornografía infantil, trata de personas o venta de material violento, entre incontables otras.

Estas transacciones se pueden realizar con el uso de los ya populares bitcoins, la moneda virtual que funciona con un sistema peer-to-peer encriptado, lo que permite que los intercambios sean anónimos. Esto facilita las actividades indebidas.

Para un usuario promedio de internet no es fácil navegar por la Deep Web, pero con un poco de exploración se va abriendo el panorama. Es posible que haya información muy valiosa y/o curiosa, pero si decides adentrarte debes de tener cuidado. Algo así como Alicia en el hoyo del conejo blanco: entre más profundo llegues más problemas podrías encontrar.

 

Por: Natalia Montes (@natwow)

Fb Tw

Ig

Fb

© 2017 - 2018 MOVmagazine. Todos los derechos reservados.