Fb Tw Ig Yt Lk

Votar o no votar: que ya no haya dilema

El voto es el principal método en cuanto a la toma de decisiones se refiere en un país, pero hay muchos para quienes el voto no es nada significativo y por lo tanto, no le otorgan mayor importancia.

La importancia del voto recae en que tú, como cualquier otro ciudadano, forma parte de la democracia bajo la que nuestro país se rige. Al votar tú formas parte de la sociedad que impulsa el cambio, toma decisiones y exige a los partidos y actores políticos que cumplan las exigencias de la población.

Lo cierto es que del dicho al hecho hay un gran trecho. En primera instancia porque los políticos terminan haciendo lo que les place una vez que toman el poder.

Esto lleva a que nos desanimemos de participar en los procesos electorales y, de hecho, nos hacen odiar la política.

¿Qué pasa como consecuencia? Pues que los partidos se benefician porque dejan de esforzarse para tratar de convencer a un sector que nunca ha votado o que está indeciso entre votar o no, para sólo concentrarse en quienes ya han votado siempre por ellos.

Es dejarles la vía prácticamente libre al poder. Terrible, ¿no?

Por eso es que emitir tu voto es de vital importancia. Primero porque los obligas a trabajar en políticas que te beneficien a ti y la población en general. Segundo porque tu intención de voto puede hacer que quienes siempre votaban por lo mismo, puedan cambiar de opinión. Tercero porque es un derecho que nos respalda en cuanto a la toma de decisiones políticas una vez que estos actores estén ya en el poder.

Es decir: yo voté por ti, cumple lo que prometiste sino el castigo vendrá en las urnas en las próximas elecciones, tanto en el Congreso como en las gubernaturas locales. De nosotros depende quién detente el poder, al menos si fortalecemos que así sea.

En cuanto a votar se refiere existen distintos tipos de voto; te contamos de qué van los más conocidos:

Voto en blanco – este voto se realiza al ir a las urnas y no seleccionar a ninguna de las opciones que estén en la boleta electoral. ¿Cómo afecta? Normalmente beneficia a los partidos grandes, que reciben más votos, pero afecta a los pequeños, ya que son ellos quienes necesitan cierta cantidad que los respalde para mantener su registro.

Voto nulo – este tipo de voto es un sufragio que está mal realizado, ya sea con tachaduras o rayones en las boletas, introducir la boleta en las casillas que no les corresponde o seleccionar a varios candidatos a un mismo cargo.

Voto útil – cuando estamos indecisos por un candidato o el de nuestra preferencia no tiene cabida en la contienda electoral de acuerdo a los sondeos, lo mejor es utilizar nuestro voto para favorecer a quien nos parezca el segundo mejor candidato. Digamos que se traduce en votar por “el menos peor”.

FOTO: CARLOS PEREDA

Voto de castigo – cuando candidato de determinado partido no dio los resultados esperados durante su mandato, lo que el voto de castigo hace es no volver a votar por ese partido en las siguientes elecciones y elegir a otro partido para darles nuestro voto. Esta es el arma que nosotros podemos utilizar tanto en gubernaturas, como presidencia y el congreso, para castigar a quienes nos han fallado.

Abstención – hay quienes afirman que este quizá es el que más daño le hace a la nación y mayor beneficio le otorga a los partidos, puesto que nuestra indiferencia, como lo mencionamos, le abre las puertas a estos actores políticos para enfocarse en quienes siempre han sido fieles a sus colores. El voto en blanco se considera como una “abstención activa”.

Con menor abstencionismo ponemos mayor presión a los partidos políticos para que trabajen por y para nosotros. Con mayor participación podemos ser más conscientes de a quién elegimos y por qué lo elegimos, para que durante su mandato (en caso de resultar ganador) sea vigilado 24/7 por nosotros.

El poder está en nuestro voto para este 2018.

 

Por: Daniel Jacobo (@soy_camel)

Fb Tw

Próximos eventos

Ig

Fb

© 2017 - 2018 MOVmagazine. Todos los derechos reservados.