Fb Tw Ig Yt Lk

Lauderos de Paracho no se dan abasto con la creación de guitarras tipo Coco

Tras el éxito cosechado por la emotiva “Coco” de Disney Pixar –película que se volvió la más vista en la historia cinematográfica de México– explotó la demanda por guitarras temáticas de la cinta, y ahora quienes se dedican a fabricarlas no se dan abasto.

El pueblo de Paracho, en el estado de Michoacán, toda la vida se ha distinguido por sus talleres de manufactura de guitarras acústicas, entre otros instrumentos de madera. Es el lugar mexicano por excelencia donde se acude a conseguir guitarras artesanales de gran calidad.

Se calcula que en dicha región hay alrededor de 400 lauderos (título con el que se conoce a los fabricantes de guitarras) y cada día se producen cerca de 200 guitarras 100% artesanales, hechas en talleres familiares.

Tomando esto en cuenta y aunado a la euforia causada por la película animada de Disney, todos los días se construyen cientos de estos instrumentos musicales, particularmente destinados para los niños, aunque no exclusivamente.

En la película se ve como un niño lucha por su sueño: poder tocar música, el cual lo lleva a vivir aventuras inesperadas en el mundo de los muertos, visto desde la tradición popular mexicana. Cabe mencionar que este furor es perfecto para que se aproveche el momento de arraigar el gusto por la música entre niños y adolescentes. Hay que fomentar la cultura para que disminuya la delincuencia y las nuevas generaciones enfoquen sus mayores intereses en la creatividad.

Salvador Meza Vargas, un experimentado laudero de la zona, dice que Paracho está de cabeza por la alta demanda de instrumentos motivada por el filme que retrata el culto a los muertos en México:

Muchos amigos tienen bastantes pedidos de estas guitarras: hay quienes las hacen en serie y ya no se dan abasto para cumplir con sus clientes. Paracho está de cabeza, el Coco lo trae vuelto de cabeza.”

Aún así los artesanos cuidan mucho los detalles para que las guitarras no sean réplicas exactas de la original para evitar caer en problemas legales por los derechos del diseño, creado por Germán Vázquez Rubio, artesano michoacano radicado en Estados Unidos. Aún así, a pesar de que son réplicas, terminan siendo únicas.

Cada una cuesta alrededor de $2,500 pesos, pero todo depende del material con el que estén hechas; las que están fabricadas de finas maderas y con incrustaciones de concha, pueden llegar hasta los $18,000 pesos.

¿Crees que Coco funcione como trampolín tanto de la cultura mexicana como de la economía para ciertos sectores? ¿Qué te pareció la película?

Por: Natalia Montes (@natwow)

 

Fuente: Excélsior.

 

Fb Tw

Ig

Fb

© 2017 - 2018 MOVmagazine. Todos los derechos reservados.