Fb Tw Ig Yt Lk

Xenotrasplantes: usar a los animales para vivir más tiempo

Imagina que por una situación adversa necesites un trasplante de órgano, pero la lista de espera es sumamente extensa, por lo que tu sentido de urgencia está al límite. Entonces te dicen que una pronta solución es que el órgano que necesitas, y que podría serte trasplantado inmediatamente, proviene de un animal… ¿Aceptarías?

Bien, pues esa situación podría dejar de vivir únicamente en tu imaginación y no, no estamos hablando de que tú necesites un trasplante, pero sí de que un animal pueda ser el donador.

Se trata de los Xenotrasplantes, el trasplante de órganos, células vivas y tejidos animales a los seres humanos.

Los experimentos ya han comenzado. De hecho, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha señalado que los trasplantes de órganos de cerdos transgénicos (a los que se les ha implantado un gen humano) a babuinos, ha dado resultados entre moderados y buenos, mejorando así las perspectivas en cuanto a los xenotrasplantes.

Estos trasplantes serían para la donación de corazones, pulmones, riñones e hígados, así como tejidos.

Pero el uso específico de animales para este fin ha levantado el debate por el lugar que ocupa la ética en esta práctica.

Por un lado, se ponen sobre la mesa las ventajas que tendrían estos trasplantes, como la cobertura a la demanda de personas que necesitan un órgano pero que se encuentran a la espera.

De acuerdo con información del Sistema Informático del Registro Nacional de Trasplantes, tan sólo en México existe una lista de espera de más de 21 mil pacientes.

Además, el planteamiento de crear animales específicamente para esta labor permite el desarrollo de la investigación en el tema para que tenga mayores beneficios para la población mundial.

Sin embargo, en el otro lado de la moneda están las desventajas –o problemas– de este tipo de trasplantes que tienen que ver con las materias económicas, médicas y éticas.

Por ejemplo, el director del Animal Protection Institute, “con los xenotrasplantes los costos son más altos, la tasa de éxito es cero, los seguros de salud no cubren estas eventualidades y los beneficios de la cirugía llegan a muy pocas personas.”

En el aspecto médico, de acuerdo con la revista Science and Society, el éxito de los xenotrasplantes va del 1 al 5%; después, la mayoría de los pacientes muere por el rechazo al órgano.

De igual manera, uno de los principales riesgos de esta práctica es la transmisión de enfermedades, dado que muchas de las infecciones graves que ha vivido la humanidad a lo largo de la historia han sido por consecuencia de un nuevo agente patógeno proveniente de un animal que se introduce al organismo del ser humano.

Como señalábamos antes, el problema ético que representa esta medida es el uso de los animales para la experimentación humana. La crítica es que el hombre una vez más se aproveche de la naturaleza, modificándola a su antojo, con el fin de obtener beneficios.

Es por esta clase de dilemas que la OMS ha impulsado a que las naciones del mundo establezcan directrices y mecanismos de vigilancia que sean sumamente rigurosos para regular los xenotrasplantes.

Esto cobra vital importancia dado que hay lugares que no siguen estas regulaciones al practicar lo xenotrasplantes, por lo que nada le asegura al paciente que el procedimiento sea seguro y podría tener trascendencia mundial al desplazarse de un país a otro.

Por ello desde el 2004 existe una resolución en materia de xenotrasplantes para que los Estados Miembros “únicamente permitan los trasplantes xenogénicos que estén sometidos a un control reglamentario nacional y a mecanismos de vigilancia eficaces supervisados por las autoridades sanitarias nacionales”.

El plan de la OMS señala que los miembros deben:

-Recopilar un conjunto de directrices y recomendaciones actualizadas destinadas a las autoridades sanitarias y a los órganos nacionales de reglamentación en materia de trasplantes xenogénicos.

-Mejorar los métodos de obtención y difusión de información sobre la práctica del xenotrasplante: resultados satisfactorios y posibles riesgos.

-Sensibilizar a las autoridades sanitarias nacionales y promover la adopción de normas éticas rigurosas y de prácticas bien reguladas.

Así que la idea ya no se encuentra planteada para un futuro lejano. Sabiendo esto, ¿accederías a un xenotrasplante?

 

Por: Daniel Jacobo (@soy_camel)

Fb Tw

Próximos eventos

Ig

Fb

© 2017 - 2018 MOVmagazine. Todos los derechos reservados.