Fb Tw Ig Yt Lk

La salud alrededor del mundo: ¿cómo se cuidan en cada región?

Dentro de la Declaración Universal de los Derechos Humanos que fue proclamada en 1948 por la Asamblea General de las Naciones Unidas, en París, se establece que toda persona, sin distinción de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, tiene derecho a la seguridad social, la salud, bienestar y la asistencia médica.

A pesar de que esta declaración de Derechos Humanos pide que se le garanticen estos puntos a la población, cada país y/o región del mundo ha establecido distintas medidas en sus sistemas de salud para adaptarlas a las mejores condiciones que cada uno puede efectivamente cumplir.

Por ello decidimos revisar de manera general cómo son los sistemas de salud en algunas regiones del mundo con la intención de que podamos comparar qué funciona y qué no para unos y otros.

 

América Latina

Los sistemas de salud en América Latina son muy variados, algunos han tenido un gran desarrollo mientras que otros se han mantenido en la precariedad, poniendo en riesgo su salud pública.

De acuerdo con el estudio Políticas y programas de salud en América Latina, de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), entre los principales problemas de atención sanitaria en esta región se encuentran la precariedad institucional de la salud pública y la falta de equidad y eficiencia de los actuales sistemas de salud de los países de la región.

Destaca principalmente el papel de Cuba, ya que se encuentra a la cabeza de distintos indicadores de salud. Por ejemplo, en cuanto a esperanza de vida, se encuentra al mismo nivel de Colombia y Costa Rica, que únicamente están por debajo de Chile.

De acuerdo con la analista de políticas de salud, Ursula Giedion, resulta interesante la paridad en este aspecto entre Cuba y Chile dados los modelos de sociedad completamente opuestos.

“No existe una sola arquitectura para todos los países”, señaló Giedion. Es decir, no sólo hay un modelo que garantice la salud de la población.

En este rubro México se mantiene en la media de la región, con 76.9 años en promedio de esperanza de vida.

Según la OMS Cuba tiene el menor porcentaje de Latinoamérica en cuanto a mortalidad infantil por cada mil nacimientos vivos con menos de 10%; el peor es Haití con casi el 75%.

El dato que debe preocuparnos es lo que sucede con el gasto en salud como porcentaje del PIB: Costa Rica es el país de la región que mayor gasto tiene en salud, seguido por Cuba con 10%. La preocupación se deriva en el sentido de que México gasta poco menos del 6%.

 

México

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) es considerado la institución de seguridad social más grande de América Latina, y tiene como finalidad la asistencia médica, la protección de los medios de subsistencia y los servicios sociales necesarios para el bienestar individual y colectivo de los mexicanos, así como el otorgamiento de una pensión que será garantizada por el Estado, dependiendo de cada caso, claro.

Existen dos tipos de régimen: el obligatorio, que se financia con contribuciones de los patrones, del Estado y de los trabajadores; y el voluntario, al que pueden afiliarse trabajadores en industrias familiares y profesionales independientes, pequeños comerciantes, artesanos y trabajadores no asalariados.

Este sistema está enfocado a los trabajadores del sector privado; por otra parte, para los trabajadores del gobierno federal, existe el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), el cual ofrece asistencia en casos de invalidez, vejez, accidentes de trabajo y fallecimiento.

Para el sector de la población que carece de seguridad social existe el Seguro Popular, el cual busca brindar la protección financiera a esta parte de la población para asegurar su acceso a los servicios de salud.

Hasta hace un par de años casi 4 millones de mexicanos seguían sin contar con ISSSTE, IMSS o Seguro Popular.

 

Estados Unidos

Este país es el que más invierte en salud, destinando más del 17% de su PIB; sin embargo, la población gasta alrededor de 9 mil dólares al año en atención médica.

En este sistema de salud domina el sector privado sobre el público. Algunas cifras relevantes son que el 49% de la población recibe un seguro médico privado por su empleador, el 5% tiene seguro independiente, el 14% está cubierto bajo Medicare y el 18% bajo Medicaid. Cabe señalar que de los casi 50 millones de personas que no contaban con seguro médico hace unos años, la cifra cayó en 2016 a ser casi 28 millones quienes seguían sin seguro, gracias a la implementación del Obamacare.

El Medicare es un programa federal que cubre a adultos mayores de 65 años en adelante.

El Medicaid es un programa para familias de bajos recursos y es administrado por los distintos estados. Este programa ha sido rechazado por una gran mayoría de proveedores de servicios de salud al tener una tasa de reembolso muy baja.

La atención médica en los Estados Unidos resulta muy cara dado que, como lo mencionamos, el sector privado es quien domina la provisión de servicios.

 

Europa

Los gobiernos nacionales pertenecientes a la Unión Europea son los encargados de organizar la asistencia sanitaria y garantizar la prestación. La política sanitaria de la UE se centra en la prevención, la igualdad de oportunidades, la lucha contra las amenazas graves para la salud, el envejecimiento con buena salud, el apoyo a los sistemas de salud dinámico y nuevas tecnologías.

La Unión Europea proporciona leyes y normas para productos y servicios sanitarios, además de que financia proyectos a través de su Programa de Salud.

En Europa la situación varía levemente, puesto que sea cual sea el sistema de salud de cada país, casi toda la población está cubierta por un seguro público y pocos son los que optan por uno privado. Por ejemplo, en Bélgica no existe la misma cobertura para independientes que para afiliados, por lo que tener la opción de uno privado es como una ampliación a la oferta.

Pero por otro lado, en Suecia la oferta del servicio público de salud es muy amplia, por lo que la necesidad de atención privada es prácticamente inexistente.

Otro caso es lo que sucede en Alemania, en donde los seguros públicos y privados pueden ser excluyentes y no todos pueden optar por los privados, además de que estos basan sus contribuciones en un perfil de riesgos y no de ingresos; es decir, que los adultos mayores pagarán más.

 

Singapur

Exponemos el caso de este país al ser considerado como uno de los sistemas de salud más exitosos en el mundo.

Singapur ofrece una alta calidad en atención médica tanto en instituciones públicas como privadas, a precios muy bajos.

Esto se debe a que el sistema se basa en aportes privados de los ciudadanos, a los cuales se le suman los planes estatales de gestión y supervisión para una mayor eficiencia.

Existen tres planes de aportación privada: el Medifund (fondo público que recauda mediante impuestos); el Medisave (plan obligatorio para que cada individuo o familia tenga un fondo privado que cubra sus necesidades); Medishield (fondo nacional que se reserva para situaciones catastróficas, excepcionales o enfermedades crónicas).

Los sistemas de salud en el mundo varían de acuerdo a las necesidades de cada región, por lo que pensar las estrategias y evitar el desfalco de los recursos destinados al cuidado y la atención de la población es vital para evitar una posible crisis que ponga en riesgo la salud pública.

 

Por: Daniel Jacobo (@soy_camel)

Fb Tw

Próximos eventos

Ig

Fb

© 2017 - 2018 MOVmagazine. Todos los derechos reservados.