Fb Tw Ig Yt Lk

Así se ve el descuido del Río San Bernardino por construcción del NAICM

El nuevo aeropuerto refleja las aspiraciones por convertir a la Ciudad de México en una metrópoli con más afluencia turística. Tendrá capacidad de atender a 70 millones de pasajeros anualmente, en comparación con los 42 millones que hoy en día lo usan y difícilmente se dan abasto.

Esto lo haría el aeropuerto con más capacidad de América Latina y uno de los mayores del mundo. El área cuenta con 5 mil hectáreas de terreno, es decir: capacidad de expansión.

Esta es una de las razones por las que se decidió cimentar en ese lugar, pues cuenta con espacio suficiente para construir hasta seis pistas que operen simultáneamente.

Sin embargo, las cosas buenas que se han pintado desde que comenzaron las obras en 2015 no serán viables si no se ponen lineamientos estrictos en cuanto a la conservación del medio ambiente, los ríos y lo poco que queda del lago.

Desde que se anunció la construcción en el municipio de Texcoco, Estado de México, especialistas y representantes de la población de aquel municipio advirtieron sobre los daños ecológicos, ambientales y sociales que podría causar. Especialistas de la Universidad de Chapingo señalaron que el consumo de agua por habitante tendría diversas afectaciones.

Hoy los ríos San Bernardino y Chapingo –los cuales son de vital importancia para el lago de Texcoco y su población aledaña– presentan altos niveles de contaminación por el descuido tanto de corporaciones como del gobierno, quienes han ignorado completamente que el terreno no es nada óptimo para un proyecto aeroportuario.

Entre distintas acciones por parte de la sociedad para la protección y recuperación de la zona y de los ríos, se han dado a conocer detalles sobre la situación que no sólo está amenazando sino que ya está perjudicando el medio ambiente en Texcoco. En este vídeo, realizado por Frente México y Ratts Films, podemos enterarnos mejor de la situación:

De igual manera se tiene el propósito de promover y concientizar sobre el vital mantenimiento de los ríos San Bernardino y Chapingo, y sobre la importancia que el agua tiene tanto para la zona como para la población de la región.

René Baños, activista y residente de la zona, nos contó un poco más acerca de la crisis actual:

¿Cuál es el problema fundamental?

“Vivimos en ambientes contaminados que dañan nuestra salud. Esto es reflejo de nuestra fractura social, desvaloramos lo que nos da vida que esta Tierra, los ríos que son canales de vida los ocupamos como conductos de nuestros residuos. Así pasa en muchos lugares y los Ríos de Texcoco no son la excepción.”

¿Qué es lo que principalmente lo ocasiona?

“La omisión de los diferentes órdenes de gobierno y de nosotros como ciudadanía y la falta de vinculación de los especialistas con los vecinos de estas zonas.”

¿Cuál es el estatus de recuperación?

“En general se avanza muy lento en las soluciones y la problemática cada vez crece más en función del aumento de la población.”

¿Qué medidas se están tomando para esto?

“Sabemos que hay acciones de algunos sectores de la población y como una propuesta y acciones de vecinos de la comunidad de Huexotla nos hemos metido a los ríos de la comunidad a sacar basura, podar la vegetación existente que lo amerite, reforestar, así como pasar la invitación a otros vecinos y personas interesadas, hemos hecho foros y festivales para difundir la problemática y  conocer propuestas de soluciones.”

Realmente es esta suma de esfuerzos entre organizaciones civiles la que puede impulsar una intervención por parte de las autoridades para rescatar la zona antes de que sea demasiado tarde.

Por: Natalia Montes (@natwow)

 

Fb Tw

Próximos eventos

Ig

Fb

© 2017 - 2018 MOVmagazine. Todos los derechos reservados.