Fb Tw Ig Yt Lk

Los aspectos más positivos de ser vegetariano

La tendencia del vegetarianismo y veganismo ha cobrado cada vez más relevancia en la sociedad y continúa yendo en aumento.

Con cada día que pasa la población comienza a ser más consciente de que reducir el consumo de productos de origen animal (entre otros comportamientos que en conjunto ayudan a crear un entorno más sostenible) es verdaderamente una acción que causa un impacto positivo en el medio ambiente.

Quizás ese sea uno de los factores más benéficos de la transición hacia este modo de vida. Es un cambio grande que quizás no notemos en un entorno pequeño, pero a largo plazo la baja en el consumo de cadáveres causará un cambio en la industria alimenticia y por ende en aspectos preocupantes, como el calentamiento global.

Podría considerarse como un sacrificio descabellado que no va a ayudar en nada, pero eso es un error. Además de que es una protesta en contra de la explotación y el maltrato hacia los animales, la reducción de carne en tu plato es el primer paso para disminuir la producción desmedida en la que además un gran porcentaje termina siendo desperdiciado.

Por otro lado, el reducir el consumo animal para pasar a una dieta vegetariana o vegana son conductas relacionadas pero, en términos de consejo nutricional, difieren bastante.

En una persona que lleve una dieta vegana las consideraciones para que esa dieta sea saludable son, de base, las mismas para el resto de población, pero existen puntos clave a cuidar con más esmero: alimentos que debemos incluir para cubrir nutrientes que en otros casos son aportados por productos de origen animal, suplementación y combinación de alimentos entre otros.

En tu cuerpo también se producen ventajas, pues una dieta vegetariana bien llevada suele ser baja en grasas saturadas, a diferencia de una dieta omnívora. Estas grasas llevan a mayores niveles de colesterol y azúcar en la sangre y al eliminar el consumo se pueden presentar ventajas tales como la reducción de incidencia a enfermedades cardiovasculares, a la obesidad y diabetes, así como reducir las probabilidades de contraer cáncer.

Además, dado que suele ser una dieta rica en vegetales, se ingieren muchas vitaminas y fibra alimentaria, la cual es fundamental para la salud del sistema digestivo y facilita el tránsito y la expulsión de los desechos.

Pero así como hay ventajas también pueden haber desventajas si la dieta no se lleva a cabo de la manera correcta. El principal desafío es la deficiencia protéica y la anemia, ya que a falta de nutrientes se pueden desarrollar enfermedades como la anemia o la osteoporosis, entre algunas otras.

Sobre todo en personas deportistas debemos cuidar las fuentes de nutrientes con el consumo de algunos suplementos adicionales y cantidades de proteína adecuadas para compensar.

Sin embargo, con una visita al nutriólogo se pueden aprender muchísimas cosas para llevar a cabo una alimentación correcta que no nos haga correr ningún riesgo.

La transición es posible y no es descabellada, así que piensa dos veces lo que implica que la carne llegue a tu mesa, y aunque creas que no puedes transformar radicalmente tus hábitos, puedes pensar en hacer una transformación al reducir tu consumo cárnico, acción que el futuro del planeta te agradecerá.

Por: Natalia Montes (@natwow)

Fb Tw

Próximos eventos

Ig

Fb

© 2017 - 2018 MOVmagazine. Todos los derechos reservados.