La obsolescencia programada que no vemos en el #AppleEvent

No tiene ni dos meses que fueron anunciados los nuevos iPhone y hoy tuvimos otro evento de Apple anunciando más productos.

 

Parece que estos eventos cada vez ocurren más pronto de lo normal, uno tras otro, ¿no?

 

Y aunque las modificaciones a cada dispositivo parezcan menores, mucha gente pierde la cabeza por tener en sus manos los nuevos productos.

 

¡Bienvenidos a la obsolescencia programada!

 

 

OBSOLESCENCIA PROGRAMADA

 

La obsolescencia programada ha sido definida como la vida útil que una empresa le da a sus productos.

 

Es decir, ellos definen en qué momento un producto se volverá obsoleto. ¿Cuál es la finalidad? Vender más.

 

 

Existen tres tipos de obsolescencia:

 

  1. De función: cuando sale a la venta un producto más avanzado.

 

  1. De calidad: cuando el producto presenta fallas tras cierto tiempo.

 

  1. De deseo: cuando se cambia un producto por otro por cuestiones de moda.

 

Al parecer Apple –y otras compañías que buscan mantenerle el ritmo– conjugan los tres tipos de obsolescencia en su abanico de productos.

 

 

APPLE EVENT

 

Hoy se realizó el cuarto evento especial del año de la compañía; en esta ocasión, presentaron nuevos iPad Pro, MacBook Air y Mac mini.

 

Hace un par de meses presentaron los nuevos iPhone. En septiembre de 2017 realizaron otro evento en el que también presentaron una nueva generación de iPhone, ahora superada.

 

Es decir, en menos de un año se crearon nuevos modelos del teléfono inteligente.

 

 

CONSECUENCIAS

 

La rápida producción de estos dispositivos genera consecuencias graves desde la producción misma.

 

Por ejemplo, The New York Times reportó el año pasado que en una fábrica en Zhengzhou, China, 350 mil empleados trabajan para fabricar 350 iPhone por minuto.

 

La mayoría de ellos recibe 1.9 dólares la hora.

 

Una vez que nuevos productos salen al mercado, los viejos empiezan a ser desechados y generan enormes cantidades de basura.

 

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas (ONU), cada año se generan 50 millones de toneladas de residuos de aparatos electrónicos.

 

La mayoría de los residuos terminan en países que se encuentran en vías de desarrollo.

 

Hoy en día Ghana es uno de los principales países del mundo en sufrir estas consecuencias.

 

 

COMBATIR LA OBSOLESCENCIA

 

Existen marcas que, a diferencia de las grandes corporaciones, fabrican productos con mayor tiempo de vida.

 

Como consumidores tenemos la responsabilidad de exigir una mejora en los tiempos de garantía de cada producto.

 

Por ejemplo, en España se ha desarrollado el sello “ISSOP”: Innovación sostenible sin obsolescencia programada.

 

 

Este sello sirve para distinguir los productos creados sin la obsolescencia con la finalidad de que los productos tengan mayor tiempo de vida y evitemos generar más y más residuos que afecten a otras personas en el mundo.

 

 

¿Qué opinas del acelerado consumo con estas marcas? ¿Consideras que se podría revertir esta situación?

 

 

Por: Daniel Jacobo

 

Fuentes: Apple Event, The New York Times, Ecoinventos