Súper humanos mutantes, una posibilidad afirmada por Hawking

La ingeniería genética es una práctica que ha dado resultados sorprendentes en la alteración de las especies y que cada vez es mejor entendida por los científicos.

 

Tales procedimientos han generado alteraciones como ratones bimaternales, pollos sin plumas, cabras que producen seda de araña, ovejas clonadas, híbridos con padres de distintas especies, entre otras.

 

Pues bien, estos avances se han planteado para aplicarse en la humanidad, pero las trabas éticas y morales no han permitido que se desarrollen plenamente los experimentos de alteración genética, o al menos no que nos hayamos enterado.

 

STEPHEN HAWKING LO ADVIRTIÓ

 

El renombrado astrofísico Stephen Hawking sugirió que la gente adinerada podría modificar su ADN y el de sus hijos para tener capacidades mejoradas y así llevar a la humanidad hacia la aparición de una raza de superhumanos.

 

En el libro de ensayos “Brief Answers to the Big Questions”, próximo a publicarse el 16 de octubre, el científico menciona que pronto existirá la elección de “editar” nuestras capacidades.

 

 

“Estoy seguro de que durante este siglo la gente descubrirá cómo modificar tanto la inteligencia como instintos como la agresión”, escribió Hawking.

 

“Probablemente aprueben las leyes contra la ingeniería genética con humanos. A pesar de ello, algunas personas no podrán resistir la tentación de mejorar características como la memoria, la resistencia a las enfermedades y la expectativa de vida”, sugirió.

 

Pero claro que esta práctica tendría sus consecuencias negativas. Mientras que aquellos humanos con solvencia económica podrán apuntar hacia su mejora artificial, quienes no puedan costearlo no podrán competir contra los superhumanos.

 

“Surgirán problemas políticos importantes con las personas no mejoradas. Presumiblemente morirán o dejarán de ser importantes mientras hay una raza de seres que se diseñan a sí mismos y que están mejorando a un ritmo cada vez mayor.”

 

LAS AMBICIONES DE LOS SÚPER HUMANOS NO SON NOVEDAD

 

Cuando Joseph Stalin llegó al poder en la Unión Soviética, tenía una obsesión por mejorar al Ejército Rojo. En la década de 1920, ordenó la creación de una criatura mitad hombre, mitad simio.

 

Un espécimen que fuese más fuerte que un hombre normal, pero más fácil de controlar debido a su cerebro subdesarrollado. Básicamente, quería que los científicos crearan un súper soldado biológico.

 

Ilya Ivanov, el científico en jefe del proyecto, y pionero en investigaciones reproductivas, falló en sus intentos y Stalin lo mandó arrestar para posteriormente exiliarlo de la Unión Soviética.

 

 

Durante la Segunda Guerra Mundial, los científicos alemanes también estaban particularmente interesados en la biología humana, y hacían experimentos para tratar de incrementar la resistencia y fuerza de los soldados.

 

Ante esto crearon la Pervitina, una droga (esteroide) que les permitía pelear sin dormir por hasta cinco días seguidos, o marchar largas distancias mientras cargaban pesado armamento.

 

Pues bien, tanto la biología alterada como los fármacos han acompañado al humano en su obsesión por mejorarse a sí mismo. Y aunque no es algo de lo que nos enteremos comúnmente, los experimentos no han cesado.

 

EXTINCIÓN

 

Lo que es un hecho es que existe la posibilidad de los súper humanos, pero nadie sabe qué es lo que pueda resultar de estos experimentos a largo plazo. Aunque la extinción de la raza humana como la conocemos, es una alta probabilidad.

 

Quienes logren sobrevivir a los estragos que nosotros mismos hemos provocado en el planeta, serán mutantes a su gusto, incluso a manera biomecánica.

 

La ciencia y la medicina existen para mejorar la vida de las personas, aunque también se pueden utilizar con fines negativos.

 

Si tuvieras la posibilidad de “mejorarte” genéticamente, ¿lo harías pese a las consecuencias?

 

Por: Natalia Montes (@natwow)

 

Fuente: Princeton University, Warhistory Ben, Nature.com, Sin Embargo