Aretha Franklin: más que una voz privilegiada, una inspiración contra las injusticias

De acuerdo con las declaraciones del publicista de Aretha Franklin, la cantante falleció a los 76 años de edad en su casa de Detroit la mañana del jueves 16 de agosto, tras una larga pelea contra un cáncer de páncreas padecido desde 2010.

 

Sin embargo, a pesar de su enfermedad, Aretha no dejó de grabar música y de presentarse en vivo hasta el año pasado, pues tuvo que ser sometida a tratamientos intensivos debido a continuas fallas cardiacas.

 

Su prolífica carrera se integra por cincuenta discos de estudio y casi cien sencillos, haciendo la suya una de las trayectorias musicales más activas de la historia de la música grabada.

 

Gracias a su enorme potencial y al dominio que tenía sobre su voz, a mediados de los años 60 se consolidó como estrella femenina del soul.

 

La canción ‘Respect’ de 1967, además de ser un éxito, se convirtió en un himno feminista y no fue por casualidad.

Definitivamente extrañaremos su talento, pero su personalidad determinante y su activismo fue un valioso elemento que mantuvo durante toda su vida.

 

El éxito de La Reina del Soul no sólo era para entretener sino que fue algo que usó en favor de los derechos raciales y de la liberación femenina en Estados Unidos, con varios pronunciamientos contra las injusticias durante sus conciertos.

 

Su figura fue ampliamente influyente, prácticamente una musa de las causas sociales, ya que con su música fortaleció y revivió la fe de los activistas de derechos civiles para mantenerse en la causa por la cual luchaban. Además, fue la primera mujer que indujeron en el Salón de la Fama del Rock n Roll en 1987.

 

Ha influido en decenas de artistas de la talla de Whitney Houston, Mariah Carey, Janis Joplin, Natalie Cole, Christina Aguilera, Fabiola Rodas, además de un centenar de activistas que han tomado sus canciones como bandera.

 

La cuestión es que Aretha usó su voz dentro de la música para generar un cambio sociopolítico, más allá del arte y el esfuerzo que trae consigo una carrera musical.

 

Fue una de esas mujeres ejemplares que nunca tuvieron que actuar como un objeto vulnerable o una seductora desesperada, y aún así manifestó poder en su sexualidad, así como en su aguda inteligencia y su furia contra la opresión.

 

“Ser la reina y ser una diva no sólo se trata de cantar. Tiene mucho que ver con tu servicio hacia la gente, tu contribución social con tu comunidad y tus contribuciones cívicas también.” – Aretha Franklin

 

Por: Natalia Montes (@natwow)