Lo vivido nos inspira: Raprimal Boyz

Desde las entrañas de los barrios de la Ciudad de México, Rishi Boy & Khetzzy Boy han escalado peldaños año tras año enfocados en hacer lo que más les gusta: la música.

 

El rap, trap, hip hop y hasta reggaetón son los ritmos que envuelven cada una de sus canciones que, sin pensarlo mucho, te hacen reflexionar, alegrarte y ponerte a bailar.

 

El arduo trabajo de casi ocho años los ha recompensado de buena manera, y una de estas recompensas será presentarse en el segundo aniversario de Perreo Millennial.

 

Por ello decidimos acercarnos con ellos para platicar un poco sobre su trayectoria, lo que los inspira, los motiva y, sobre todo, para conocer su más reciente producción: Huayra.

 

¿Quiénes son Raprimal Boyz?

 

Khetzal (K): Los Raprimal Boyz somos Rishi y Khetzal, somos un dúo de música urbana dedicados al trap, rap y hip hop.

 

Rishi (R): Primero éramos “Raprimal” a secas: “rap” por el género y “primal” era asociarlo a los simios, a los primates.

 

Darle esa referencia de un estilo salvaje, de que estamos rapeando de una manera primitiva pero bien hecha.

 

K: ¡WILD! Cuando éramos “Raprimal”, éramos tres quienes conformábamos el conjunto.

 

 

 

¿Y cómo se han complementado tras el cambio?

 

K: Cambiamos a ser “Raprimal Boyz” porque uno no era muy dedicado; a Rishi y a mí nos gustaba estar todo el día en el estudio, grabando, haciendo beats.

 

Como no había dedicación de parte del otro integrante decidimos conformarnos como dueto y empezar a producir cosas nuevas, música diferente.

 

R: También yo creo que es la química. Él tiene gustos distintos a los míos. Yo escucho más rap tradicional y él reggaetón y trap latino.

 

Eso hace que dos ideas distintas se junten para crear algo nuevo. Eso nos distingue un poquito a la hora de estar en el estudio.

 

Khetzal me muestra una idea, yo le muestro otra y al momento de trabajarlo, nos vamos complementando. El entendimiento que tenemos es preciso.

 

¿Qué ha sido lo más complicado en estos 8 años?

 

R: Desde 2010 ya estábamos rapeando en un estudio casero con micros de Guitar Hero o a veces el de la laptop.

 

Pero en 2012 nos decidimos a ser Raprimal Boyz.

 

K: Lo más complicado en este tiempo ha sido la evolución de cambiar de música rap a música para todos.

 

Es cierto, el rap es música para todos, ¿no? Pero hay gente a la que le va a gustar y a la que no. Ya sobre nuestra idea y mezclando varios ritmos ya no sólo es rap, sino que es rap con un toque tuyo.

 

Eso es lo que le gusta a la gente: más allá del género, se trata de que tengas una esencia y algo nuevo que no han escuchado.

 

R: al principio también fue un tema la difusión. Porque cuando comenzaba el tema del rap y aumentaba el auge del reggaetón, todavía mucha gente lo rechazaba.

 

Si hacías trap la gente te miraba mal; peor aún si hacías reggaetón. Pero hoy en día poco a poco hemos ayudado entre todos a que estos géneros sean más aceptados, al igual que a que se creen más expectativas.

 

¿De dónde toman inspiración para sus canciones?

 

K: Normalmente de lo que vemos, lo que vivimos es lo que nos inspira. Salir a la calle y ver chavas bailando, homies con carrazos. Sobre eso.

 

O de pronto algo sucede en el barrio y dices: “eso es trap, tenemos que hablar de ello”. Vamos a cantar lo que pasa en nuestros alrededores; de ahí viene la inspiración porque esas son las letras.

 

La gente se identifica mucho al revivir lo que escucha en nuestras canciones.

 

R: Las vivencias, las chicas, a veces los bajones que te da la vida. Cuando te preguntas “¿quién soy?”, ¿qué hago aquí?”, “¿para qué estoy aquí?” y todo ese tipo de cosas van formando un disco.

 

Tenemos un tema que se llama “El primer día del resto de tu vida”, que nos inspiró cuando vimos la película “Feliz día de muerte”. La frase simboliza el primer día de cuando comienzas a vivir realmente tu vida.

 

Cuando cambias todos tus hábitos y comienzas unos nuevos para cumplir tus metas.

 

¿Quiénes han sido sus principales influencias?

 

K: A mí me gusta mucho Don Omar, Wisin y Yandel, Alexis y Fido e incluso Daddy Yankee. En los viejos tiempos junto con Nicky Jam eran la bomba y llegaban a romper la discoteca.

 

Ver que raperos ya se montaban en ritmos de reggae y además hacían bailar a la gente, fue cuando dije: “tengo que hacer eso porque me gusta rapear, pero también me gusta que la gente se mueva, lo sienta, baile”.

 

R: Eminem, 50 Cent, Snoop Dogg, toda la vieja escuela es mi base. Rap en español, mexicano.

 

En cuanto al trap, toda la nueva ola: Future, Travis Scott, T-Pain y Migos.

 

Están promocionando Huayra, su más reciente producción discográfica. ¿Qué es imperdible de este nuevo material suyo?

 

K: El nombre viene de un auto diseñado por Pagani y diseñado sobre todas las ideas que tenía Leonardo DaVinci sobre la perfección y la simetría.

 

Esa es una de las referencias que le dimos al disco. Otra es el dios del viento Huayra, una serpiente con dos cabezas.

 

R: Hay una isla en Colombia en donde se junta mucha gente a escuchar música.

 

K: Tiene un poco de todo en cuanto a referencias, al igual que el disco.

 

R: Destacamos todos los ritmos que creamos en este disco, es la característica principal. Escuchas reggaetón, luego trap, pero no te sales de la línea. Tiene todo un sentido, tienen que escucharlo.

 

 

 

Se presentarán en el segundo aniversario de Perreo Millennial. ¿Cómo fue el acercamiento y qué esperan del festejo?

 

K: Vamos a romper la discoteca.

 

R: Tenemos algo muy especial para el segundo aniversario de Perreo Millennial. Un performance ahí chingón que no se pueden perder.

 

Puedes conocer el trabajo de los Raprimal Boyz en este link: https://open.spotify.com/album/012QsPBpsrs17QbLCARzIU

 

Y no te los puedes perder en el segundo aniversario de Perreo Millennial este sábado 15 de septiembre en el Foro Niza 40, en la colonia Juárez.

 

 

 

Por: Daniel Jacobo (@soy_camel)