Películas de medicina retorcida

En esta ocasión decidimos enfocarnos en películas de medicina retorcida. Es decir, mentes brillantes que utilizan sus amplios conocimientos científicos para hacer experimentos crueles o antiéticos con sus pacientes, resultando en procesos tortuosos o sumamente (e irónicamente) enfermos.
 
Y aunque realmente esta no fue una lista pensada para películas de terror, naturalmente terminó resultando en eso.
 
¿Qué otras películas de este tipo conoces?
 

La Piel Que Habito – Pedro Almodóvar (2010)
 
Las obsesiones salen a relucir en los objetivos de este doctor. Los avances médicos se fusionan con el abuso de poder y las filias, además de la venganza que alimenta los propósitos originales, que lo llevan a hacer trasplantes completos de piel para cambiar por completo la apariencia de una persona.
 

 
Nip/Tuck (2003)
 
Esta serie es la más apegada a la realidad de esta lista. Es más un drama novelesco que una historia de horror. La historia gira alrededor de una pareja de cirujanos plásticos, quienes llegan a tener clientes muy peculiares que los arrastran a situaciones aún más disparatadas. Los efectos visuales son súper creíbles.
 

 

El Ciempiés Humano – Tom Six (2010)
 
Quizás una de las películas de horror que más ha dado de qué hablar. Las ideas de este doctor son sumamente temibles. Su objetivo es que sus víctimas compartan un único sistema digestivo. No diré más.
 

 
American Horror Story: Asylum (2012)
 
No queremos dar spoilers, pero imaginen lo que pasa cuando hay un doctor no muy cuerdo y (caracterizado por hacer experimentos radicales) se encuentra trabajando en una hospital psiquiátrico y hay mucha carne fresca con la cual se puede experimentar.
 

 
Dead Ringers – David Cronenberg (1988)
 
Los hermanos Mantle son gemelos y comparten todo. Ambos son médicos especializados en la ginecología. El toque de exageración de Cronenberg no se queda atrás en esta película, pero cuando eso lo mezclas con medicina, resultan cosas sumamente retorcidas.
 

 
Frankenstein – James Whale (1931)
 
Quizás la historia más popular de un científico loco. El doctor Frankenstein logró crear un mutante por medio de distintas piezas y una descarga eléctrica que unió todo. Aunque no es un proceso (hasta hoy en día) realista, fue el precursor de este tipo de procedimientos, al menos en la cultura popular: la galvanización.
 

 

Les Yeux Sans Visage – (1960)
 
Un cirujano muy prestigioso pierde a su hija, supuestamente. Pero en realidad un accidente deja su rostro totalmente deformado y su padre hace experimentos para restaurar su belleza. Para esto secuestra a chicas para removerles la cara con una cuidadosa cirugía e intenta implantársela a su hija. No es gore ni horror, pero es una gran obra de suspenso.
 

 
 

Por: Natalia Montes (@natwow)