Lago de Chapala de vuelta a la vida tras huracán

Generalmente los huracanes son sinónimo de devastación. Sin embargo, en este caso el huracán Willa trajo buenas noticias para el Lago de Chapala.

 

Para empezar el Lago de Chapala es el más extenso del país. Tiene una capacidad de 7,897 millones de metros cúbicos y una superficie de 114, 659 hectáreas.

 

Es la principal fuente de abastecimiento de la zona conurbada de Guadalajara, ya que aporta el 60% del agua que llega a la ciudad.

 

Pues bien, desde hace más de 30 años (1979) no se veía un desbordamiento a las orillas del lago como el que ocurrió el pasado fin de semana.

 

 

Actualmente su nivel ha llegado a un 80% de su capacidad total gracias a las lluvias atípicas en la zona, provocadas por el huracán. Hace años que esto no se atestiguaba.

 

Tras el desbordamiento del domingo pasado, personal de Protección Civil cerró el malecón como medida preventiva, pues el agua comenzó a ocultar troncos de árboles, bandas y juegos infantiles.

 

Afortunadamente no representó ningún riesgo para la población.

 

Cabe mencionar que en 2003 el lago pasó por una tremenda crisis en la que se perdió en el horizonte, ni siquiera era visible desde el malecón.

 

Hoy la población está feliz por este acontecimiento. Esperemos que no se repitan los bajos niveles antes vistos y la gente cuide el agua como es imperativo.

 

¿CUÁL ES LA LECCIÓN?

 

Es importante tener en cuenta el trasfondo de este acontecimiento.

 

Generalmente las catástrofes que se ocasionan por las tormentas y huracanes se deben a un mal sistema de drenaje.

 

En lugar de que se aproveche el agua de lluvia con sistemas de captación para su correcto almacenaje y uso posterior, sólo cae e inunda poblaciones, dejándolas vulnerables.

 

Ojalá que esto sea una lección para el futuro, pues la captación de aguas pluviales podría salvarnos del desabastecimiento aparentemente inminente de agua potable en nuestro país.

 

Por: Natalia Montes (@natwow)

 

Fuentes: El Financiero, CEA Jalisco