Elba Esther reafirma públicamente su presidencia en el SNTE

A dos meses de su liberación, Elba Esther Gordillo reapareció de manera pública con los ideales bien marcados (y bastante polémicos).

 

Han pasado cinco años desde su detención en 2013, por lo que casi todos teníamos la idea de que su liderazgo en el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación estaba tres metros bajo tierra.

 

Sin embargo, durante su reunión con profesores del movimiento magisterial Maestros por México en la alcaldía Miguel Hidalgo, de la Ciudad de México, hizo declaraciones con una voz muy firme:

 

“Yo sigo siendo la presidenta del Comité Ejecutivo Nacional, lo que tiene Juan Díaz es la chequera de los maestros, pero lo que tengo yo es el liderazgo de los trabajadores. ¡Esa es la diferencia!”

 

Entre muestras de apoyo y gritos a su favor por parte de los maestros, continuó su discurso:

 

“Hagan con amor las cosas, es buena la pasión, pero el amor es más profundo, más sólido; pasión para embestir con todo en la lucha, y amor para tener trato hasta con quienes me hicieron daño, aprendamos a perdonar también.”

 

Además, sostuvo que no sería digno cobrar venganzas, pues son tiempos de construcción y de buscar unidad. Al mismo tiempo, advirtió que no volverá permitir que ningún gobierno vuelva a agraviar al magisterio nacional.

 

EL RESCATE

 

El mensaje de Elba Esther fue claro, ya que pidió a los maestros que integran el movimiento Maestros por México que no acudieran por amor a su persona sino por la oportunidad que tienen de ser los líderes del futuro de el SNTE.

 

Pidió rescatar al SNTE a través del voto secreto, ya que tras el cambio constitucional de 2017 se permite que los sindicatos voten a sus dirigentes en secreto.

 

“Vamos a su rescate, vamos por su reivindicación, vamos por el voto secreto y la pluralidad, por la autonomía y la independencia”, mencionó.

 

LA CONTROVERSIA

 

Para la opinión pública Gordillo es sinónimo de corrupción e inmoralidad, aunque en las últimas entrevistas, antes de entrar a prisión, aseguró que su fortuna la sembró trabajando en tres empleos.

 

Sin embargo, se le vio portando bolsos de más de $50 mil pesos e incluso se detectó que la mujer realizó 22 pagos por más de 2 millones de dólares a su tarjeta de crédito por compras en tiendas departamentales de Estados Unidos.

 

Por otro lado, los regalos que la maestra daba a algunos de los perfiles más altos dentro del sindicato no son secreto: llegó a repartir 59 camionetas Hummer y pagar costosos cursos en el extranjero… ¿Cómo no la van a querer?

 

Originalmente fue encarcelada por los delitos de delincuencia organizada y lavado de dinero, pero fue absuelta por supuesta “falta de pruebas”.

 

¿Crees que realmente es inocente? ¿Debería de tener oportunidad de seguir presidiendo el SNTE?

 

Por: Natalia Montes (@natwow)

 

Fuentes: Economía Hoy, Aristegui Noticias