Este 1 de agosto la humanidad habrá agotado todos los recursos renovables de 2018

De acuerdo con la ONG Global Footprint Network, para el 1 de agosto, los seres humanos habremos acabado con todos los árboles, agua, suelo fértil y peces que nuestro planeta puede renovar en un año. Estamos en números rojos.

“Habremos emitido más dióxido de carbono del que los bosques pueden absorber y haría falta el equivalente a 1.7 planetas Tierra para satisfacer nuestras necesidades” – Valérie Gramond de WWF

Es decir, ahora empezaremos a devorar recursos destinados al próximo año sin darle un respiro al planeta. Quizás algunas personas privilegiadas no sentimos la carencia, pero es real que los elementos vitales se están terminando.

Esto lo provocamos con el consumo excesivo promovido por el capitalismo y la obsolencia programada de los productos que compramos, ya que para las grandes empresas es más importante que no dejemos de comprarles cosas, en lugar de que los productos que fabrican sean efecientes y duraderos.

Por otro lado, el derroche y desperdicio de comida es un tema sobre el que urge crear conciencia en productores, distribuidores y consumidores, ya que un tercio de la cantidad total de alimento producido en el mundo, un tercio termina desperdiciándose en los basureros.

Como punto de comparación está el año de 1970, cuando empezó a contabilizarse el “Día de Sobrecapacidad de la Tierra”. En ese entonces los recursos renovables se terminaron el 29 de diciembre.

Año con año nos terminamos más temprano los recursos. En 2016 se agotaron el 8 de agosto, en 2017 el 3 de agosto, y este año, el 1 de agosto. Parece que no comprendemos la gravedad del asunto y seguimos despilfarrando todo de manera inconsciente y egoísta.

Es imperativo que pasemos de una simple alarma a un llamado a la acción verdadera. En la página web del Día de la Sobrecapacidad de la Tierra se proponen varias soluciones para frenar la tendencia actual:

Replantear el modelo de las ciudades

Al impulsar las energías renovables (tanto a nivel gubernamental como en nuestro plano individual) se reducirán las emisiones de carbono y los medios para obtener energía serán más limpios.

Fomentar el cuidado del agua

Desde hace mucho se promueve el cuidado del agua, pero ¿qué tanto la cuidamos realmente? Hay que hacerlo ya, de manera estricta, antes de que nos arrepintamos.

Reducir el consumo excesivo de carne

No se trata de un cambio radical de un día a otro, simplemente hacer una reducción paulatina; si comes carne diario y en cada comida, intenta limitarlo a una vez por día; después, anúlala por completo un día a la semana, y después come un día sí y un día no. Olvidémonos del egoísmo.

Y las más controversial: limitar el crecimiento demográfico

Claramente, entre más personas, más recursos se necesitan. La gente tiene derecho a tener los hijos que quiera, pero se podrían implementar límites familiares para evitar la sobrepoblación y, por ende, las carencias y el agotamiento de recursos.

¿Tú qué haces para cuidar los recursos?

Por: Natalia Montes (@natwow)

 

Fuente: Expansión, MSN