¿Por qué renunció la embajadora de Estados Unidos ante la ONU?

Esta mañana se dio el anuncio de que Nikki Haley, embajadora de Estados Unidos ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU) presentó su renuncia.

 

El anuncio ha tomado a muchos sectores por sorpresa y desde luego que las especulaciones comenzaron a surgir.

 

 

NIKKI HALEY

 

La –todavía– embajadora norteamericana en la ONU asumió el cargo en enero de 2017.

 

Previamente, Haley fue gobernadora del estado de Carolina del Sur y no fue poca cosa: fue la primera mujer en gobernar la entidad.

 

 

Como embajadora, dio seguimiento e incluso respaldo ciertas medidas impulsadas por el presidente Donald Trump.

 

Por ejemplo en su apoyo a Israel y los constantes ataques en contra de Irán, Venezuela y Corea del Norte.

 

Sin embargo, también tuvo desencuentros con Trump: Haley se mostró en contra de las acciones que Rusia emprendió en Siria y Ucrania.

 

 

SOSPECHAS EN SU ENTORNO

 

A principios del mes pasado, The New York Times publicó un artículo de opinión de autoría anónima.

 

Este artículo fue escrito por alguien que “trabaja para el presidente”, pero también moderaba sus decisiones:

 

“El dilema –que no entiende completamente– es que muchos oficiales de alto rango dentro de su propia administración están trabajando de manera diligente para frustrar partes de su agenda y sus peores inclinaciones.”

 

Inmediato a la publicación, las luces apuntaron a Haley.

 

 

Para intentar desmentir y desviar esos reflectores, la embajadora firmó un artículo de opinión en otro diario, The Washington Post.

 

En este artículo Haley explicó las diferencias que tuvo con el presidente en cuanto a política exterior; pero en este, hizo énfasis en que se sentía orgullosa de trabajar con él.

 

 

POSIBLES CAUSAS

 

Como lo mencionamos, distintas especulaciones han surgido ya para tratar de explicar por qué el anunció se dio hoy, a poco menos de un mes de las elecciones intermedias.

 

La misma Haley tuvo que detenerlas en cuanto habló con los medios junto al presidente Trump:

 

“Para todos aquellos que van a preguntar por el 2020: no, no me subiré a la carrera presidencial para el 2020. Lo que puedo asegurarles que sí haré es apoyar a este [Trump].”

 

La embajadora señaló que más bien se trata de una necesidad de que haya una rotación de personas en los cargos públicos.

 

Además, Trump dijo que hace tiempo ella le señaló sus intenciones de “tomarse un poco de tiempo libre”, tomando en cuenta que lleva trabajando 8 años sin parar: 6 como gobernadora, 2 como embajadora.

 

Así, parte una de las voces más moderadas que muchas veces intentó darle coherencia a las posturas de Trump.

 

El problema es que mientras llega alguien a reemplazarla, las luces apuntan ahora a John Bolton, ex embajador ante la ONU con el ex presidente George W. Bush, que además tiene un perfil ultra conservador.

 

 

Por: Daniel Jacobo

 

Fuentes: El País, The New York Times, The Washington Post