¡Las bolsas hidrosolubles no contaminantes ya son una realidad!

En Chile un grupo de científicos se esmeraron en crear un material que se desintegra al contacto con el agua y que, además, fuera 100% amigable con el medio ambiente sin dejar ningún elemento contaminante.

Los productos de Solubag están formulados a partir de alcohol polivinílico (PVA) y principalmente se trata de crear bolsas de supermercado comunes, pero que se deshacen totalmente al momento de entrar en contacto con agua fría o caliente (para las bolsas que carguen, por ejemplo, cosas húmedas o congeladas).

Una bolsa común que utilizamos –quizás– durante menos de una hora tarda 400 años en degradarse. Sin embargo, hemos de confesar que aunque tratemos de evitar su uso, a veces son necesarias e inevitables.

Por lo tanto el problema del plástico en el medio ambiente y los océanos no deja de perpetuarse. Pero ahora es probable que con esta gran idea se pueda revolucionar el mañana.

Si se comienza a implementar el uso de este polímero a nivel mundial se terminará con parte importante de la contaminación en nuestro planeta, ya que el residuo final de la bolsa disuelta no es contaminante ni dañino para la salud.

Además, su implementación no sólo está pensada para bolsas sino también para pañales, detergentes y una gran cantidad de productos de un solo uso que hoy en día se producen con plástico contaminante.

Su publicidad también es ecológica, pues no utilizan tintas, que son altamente contaminantes al diluirse en agua, y en su lugar se usa una nueva técnica que permite que el logo o la frase promocional se transfiera a la superficie a manera de relieve.

Afortunadamente la patente de Solubag ya se realizó a nivel mundial para que se pueda gestar en todas partes. Los ingenieros Roberto Astete Boettcher y Alejandro Castro Riquelme siguen trabajando para perfeccionar el producto y reducir los costos de fabricación con la idea de ponerlo a competir en el mercado.

Actualmente se encuentran en el desarrollo de clientes y muy pronto la bolsa entrará al mercado, por lo pronto sólo en Chile y China. En este video podemos ver cómo funcionan. Sin duda es un proceso increíble con mucho futuro por delante: 

¿Que opinas de este invento? ¿Crees que las empresas tengan la obligación social y moral de involucrarse e invertir en este tipo de productos?

Por: Natalia Montes (@natwow)

 

Fuente: Ecoinventos, Solubag