Mayer a la cabeza de la Comisión de Cultura. ¿Qué nos depara?

Tras duras críticas por parte de activistas, organizaciones y artistas, el Partido Encuentro Social (PES) fue revocado de las comisiones de Salud, Cinematografía y Cultura en la Cámara de Diputados.

 

Esta es una buena nueva, ya que este partido es conocido por ser ultraconservador, con ideas muy cuadradas, viejas, de otro tiempo. Definitivamente no apto para llevar algo tan delicado, itinerante y amplio como la cultura.

 

En su lugar, el PES presidirá las comisiones del Deporte y del Trabajo y Previsión Social. Más ad hoc. Morena presidirá la comisión de Cultura.

 

Sin embargo, la figura que presidirá dicha comisión, deja mucho a desear como experto en el tema. Se trata del actor y stripper Sergio Mayer.

 

MAYER

 

Si bien tiene un tíltulo en Administración de Empresas y ha hecho activismo en defensa de los animales y contra de la violencia infantil, su nuevo cargo no nos termina de convencer. Ni siquiera su candidatura era convincente, pero recordemos que es actor de televisión.

 

Para empezar, ¿alguien formado en Televisa será el máximo representante de cultura de nuestro país? Quizás si viniera del Canal 22 o del Canal Once, tendría más sentido. Pero sabemos lo que Televisa produce…

 

Está claro que Sergio Mayer forjó su carrera gracias a su físico. Y aunque ejerció el canto, nunca fue un gran cantante. Su fortuna la hizo gracias a Garibaldi, las novelas y el show “Sólo para mujeres”, haciendo striptease.

 

No quiero quitarle el mérito al striptease; la expresión corporal y la coordinación para bailar también son retos.

 

Sin embargo, esas habilidades no son las más aptas para llevar un cargo de esa magnitud en una nación que, pese a que está cimentada sobre mares de cultura, también tiene un rezago preocupante en el tema.

 

En el lugar de Mayer debería de quedar un intelectual, un catedrático, alguien de alta cultura que tenga un criterio amplio en temas tanto de arte como de sociología y antropología.

 

LA CULTURA EN LOS ÚLTIMOS AÑOS

 

Aunque usted no lo crea muchas de las posiciones más altas en organismos como CONACULTA o el INBA son ocupadas por personas que ni siquiera cuentan con un bagaje cultural amplio.

 

Son contadores, administradores o hasta médicos que llegaron ahí por apoyos familiares, no porque tengan idea del tema o por que haya un genuino interés. (Ojo, haber estudiado cosas ajenas a la cultura no quiere decir que la persona sea omisa a esta, pero lamentablemente en el caso de a quienes nos referimos, así funciona).

 

El hecho de que este tipo de gente se encargue de dicho sector también ha provocado recortes ridículos en el presupuesto, superiores al 60%, reflejándose principalmente en la adecuada solvencia de los festivales, publicaciones, difusión, mantenimiento de bibliotecas y otros acervos y patrimonios.

 

Por otro lado, en la educación primaria y secundaria la cultura y las artes están en niveles deplorables; si bien los alumnos tienen clases de arte o teatro, suele ser para “cumplir” con el programa.

 

Claro que hay excepciones y escuelas con más seriedad en el tema, pero las materias culturales suelen ser “de relleno”, sin teoría y resueltas con manualidades, lo que ha provocado un declive cultural total en el país.

 

El acervo cultural en la mayoría de los mexicanos se obtiene por gusto e investigación propia, o por vestigios del núcleo familiar, no porque sea algo que se aprenda en la escuela.

 

Por otro lado los apoyos como el FONCA se los siguen dando a los mismos de siempre. No hay consideración por el talento joven, habiendo tanto y siendo este tan cualitativo.

 

NUEVA DIRECCIÓN

 

Queda claro que hace falta redireccionar este sector en nuestro país. ¿Será Sergio Mayer quien lo haga?

 

Es difícil, pero hay que darle el beneficio de la duda. Por lo pronto, habrá que medirlo de alguna manera.

 

Quizás un debate abierto o una sesión de preguntas y respuestas sea una opción. Me imagino un lugar como el Colegio Nacional, con Juan Villoro como moderador. Para empezar, sería ideal preguntarle a Mayer cuáles son sus libros, discos, películas, museos u obras pictóricas favoritas.

 

¿Qué lo hace indicado para manejar un paquete tan grande como el que le está ortorgando Morena?

 

¿Cómo lograría una sensibilidad de catarsis, como sucede en el arte, para saber qué es lo que es apropiado y qué no para la cultura? ¿Será comisionado de alta cultura o de cultura para las masas al más puro estilo Televisa?

 

Por: Natalia Montes (@natwow)

 

Fuentes: El Financiero, Proceso, Wikipedia, Testimonios.