#NoSoloEsMarcela son miles las mujeres desaparecidas en México

La serie de Luis Miguel fue (y sigue siendo) un fenómeno en Latinoamérica. Su creación fue la estrategia perfecta para que el cantante relanzara su carrera y lo logró. Pero no solo sirvió para eso.

 

Sin embargo, no hablaremos de Luis Miguel sino de un aspecto crucial en su vida y en la de muchas otras personas: la desaparición de un ser querido. En este caso, su mamá, Marcela Basteri.

 

La última vez que la vieron fue en 1986. Su búsqueda fue parte importante de la trama de la serie, y hasta la fecha no se sabe su paradero ni se ha confirmado si es que sigue viva o si ha fallecido, aunque existen teorías sobre un posible asesinato orquestado por Luis Rey, su propio esposo.

 

La industria del entretenimiento debe entretener, pero también debe de tomar su propia parte de responsabilidad ante las situaciones políticas y sociales. Aunque su intención principal no fue concientizar, hubo una fundación que aprovechó la popularidad de la serie para alzar la voz.

 

Non-Violence Project (NVP) lanzó una campaña para hacer visible el número de mujeres desaparecidas en México, y lo hizo por medio del hashtag #NoSoloEsMarcela.

 

“Aprovechamos el éxito que la serie sobre la vida del cantante está teniendo no sólo en México sino a lo largo de toda Latinoamérica para darle amplificación al problema y hacerlo más presente en la mente de la gente”, declaró la fundación.

 

Y claro que es un tema alarmante en nuestro país. Según las cifras oficiales del Registro Nacional de Datos de Personas Extraviadas o Desaparecidas, entre enero de 2008 y octubre de 2017 se han registrado un total de 8,495 mujeres desaparecidas, cifra que continúa en aumento.

 

Además, en ese mismo lapso de tiempo, 4,230 mujeres fueron víctimas de trata, de las cuales 466 eran menores de edad.

 

Este problema se evidencia con la violencia de género tan marcada en nuestro país, y así como se le da la importancia a la madre de una celebridad, se le debe de dar importancia a todas esas víctimas anónimas que tienen una familia que las espera día con día, sin una solución certera.

 

¿Qué opinas del uso de la cultura popular para denunciar situaciones delicadas en la sociedad?

Por: Natalia Montes (@natwow)

 

Fuentes: El País, Non-Violence