Senado propone cárcel para quien ofrezca terapias “antigay”

Las terapias que “curan” la homosexualidad han estado desacreditadas desde que se originaron, pero al día de hoy hay quienes las siguen desempeñando.

 

Es por eso que varios miembros del Senado mexicano propusieron modificar la Ley General de Salud y Código Penal para que las “terapias de conversión” se vuelvan un delito penado con hasta tres años de cárcel por tratarse de estafas.

 

Además, se les suspenderá la licencia de trabajo a todos los profesionales de la salud que participen en dichas prácticas, bajo el principio de que este tipo de terapias son un ataque hacia los derechos humanos de la comunidad LGBT+ y que carecen por completo de sustento científico.

 

De ser así, México se convertiría en el quinto país con leyes que prohíben expresamente este tipo de prácticas. Brasil, Ecuador, Malta y el Reino Unido también las han promulgado. Esperemos que pronto se sumen muchos más países a este listado.

 

Desde los años 90 la Organización Mundial para la Salud (OMS) eliminó las formas de la diversidad sexual del catálogo de enfermedades mentales.

 

EL TERROR DE LAS TERAPIAS

 

El cristianismo en particular ha ejercido una gran influencia en la concepción de la homosexualidad como un problema moral o biológico, y ha apoyado las terapias que “modifican” las conductas sexuales.

 

Hay diversas maneras de promover la reorientación: campamentos para adolescentes que ofrecen “la cura”, psicólogos que afirman que pueden revertir la atracción entre personas del mismo sexo, o grupos de apoyo para “corregir” la desviación.

 

Sin embargo, todas son prácticas pseudocientíficas. Es decir, que se afirman de forma engañosa sobre planteamientos “basados en la investigación” pero sin ser efectivas y que, por supuesto, carecen de fundamentos reales.

 

Si bien hoy en día las formas más habituales de “terapia antigay” se centran en la conversación y visualización, también se han utilizado técnicas más controversiales como la terapia aversiva, los electroshocks y hasta las lobotomías.

 

 

Prácticamente la totalidad de asociaciones psiquiátricas las considera no sólo ineficaces sino muy dañinas, erróneas, estafadoras y no están dispuestos a permitir que continúen.

 

¡Excelente noticia!

 

¿Conoces alguna asociación que promueva terapias “antigay”? ¿Conoces víctimas de este delito contra los Derechos Humanos?

 

Por: Natalia Montes (@natwow)

 

Fuentes: Animal Político, El País, Psicología y Mente