Olvídate de estos tres mitos y ayuda a prevenir el suicidio

El 10 de septiembre de cada año se hacen actividades para generar conciencia y reducir la tasa de suicidio.

 

En México, en promedio, 5 de cada 100 mil habitantes muere de este modo. En algunos estados esto asciende hasta 11 por cada 100 mil.

 

Durante 2017 se registró el máximo histórico de suicidios en nuestro país.

 

Justo el día de hoy se registró el lamentable suicidio de un joven de 18 años dentro de las instalaciones del plantel Valle Alto, de la PrepaTec de Monterrey.

 

Ante estas cifras cabe mencionar que el cuidado de la salud mental es vital para la Organización Mundial de la Salud, ya que si no se toman las medidas preventivas necesarias, pueden haber consecuencias como trastornos mentales o neurológicos que pueden llevar a la muerte.

 

Sin embargo, el presupuesto mexicano para la salud mental a partir de 2010 aumentaba un mínimo porcentaje cada año, pero en 2016 se presentó un recorte del 4% y en 2017 hubo otra reducción del 5%.

 

Será cuestión de que el próximo gobierno sea consciente de la necesidad que tenemos en cuanto a la inversión en los programas de atención a la salud mental para la prevención del suicidio.

 

Por otro lado, como sociedad, al eliminar los mitos del suicidio es posible ayudar a prevenirlo.

 

La información oportuna acerca de las causas, señales y realidades, puede prevenir que en el mundo sigan muriendo miles de personas por esta causa.

 

Estos son algunos ejemplos de los mitos que debemos de eliminar:

Quienes hablan de suicidarse lo hacen para llamar la atención

 

Cuando alguien dice que quiere acabar con su vida debe ser tomado en serio.

 

Es fundamental visitar a especialistas, acercarse a la persona, conocer lo que acontece en su vida y estar atento a su comportamiento y acciones.

La persona sólo tiene que “echarle ganas”

 

Lo más sencillo es pensar que las personas que tienen conductas suicidas pueden seguir adelante o superar el sufrimiento, pero realmente las emociones negativas que experimentan no son por elección y su fuerza de voluntad no es suficiente para sentirse mejor. El deterioro de la salud mental requiere atención médica.

Los suicidas son desequilibrados mentales

 

Cualquiera puede ser víctima de enfermedades depresivas que alteren su estabilidad emocional y que provoquen pensamientos suicidas. Ni tienen que estar locos o sufrir trastornos mentales para sentirse así.

 

Todo desorden emocional es tratable debido a que las facultades mentales están íntegras.

¿Conoces a alguien que necesite ayuda? No dudes en brindarle una mano de apoyo para que sea posible intervenir y frenar una mala decisión a tiempo.

 

Por: Natalia Montes (@natwow)

 

Fuentes: El Universal, El Economista, Nexos